TripAdvisor
Que ver en Palma de Mallorca

Qué ver y hacer en Palma de Mallorca en 3 días – GUÍA 2019

Acerca de Palma de Mallorca

La capital de las Islas Baleares se fundó en el año 123 A.C. por el general Romano Quinto Cecilio Metelo. Desde entonces la ciudad mediterránea sufrió innumerables conquistas extranjeras hasta que en el año 1229 un joven rey de veintiún años logró recuperarla para su reino. Se trataba de Jaime I de Aragón, más conocido como Jaime I el Conquistador.
Hoy en día Palma es una ciudad cosmopolita con una vibrante población cercana al medio millón de habitantes repartidos en poco más de 208 km2. Su clima mediterráneo y suave hace que sea perfecta para visitar durante todo el año. Por sus playas cercanas en verano, por sus cientos de restaurantes para disfrutar de su gastronomía, por sus galerías de arte y sus tiendas de ropa de las marcas más exclusivas y por mucho más; la capital de Mallorca es un destino perfecto para una escapada de tres días. Además, Palma está conectada excelentemente con las principales ciudades españolas y europeas.

Lugares de interés – Cosas que ver en Palma de Mallorca y alrededores

A continuación puedes encontrar una lista con los lugares turísticos qué ver en el centro de Palma de Mallorca y en los alrededores de la ciudad, así como una serie de consejos para mejorar tu visita.

La Catedral de Palma, lo más bonito de la ciudad

Edificio de estilo gótico construido entre 1229 y 1601. Conocida en Mallorca como la Seu o la Catedral de Santa María fue construida por orden de Jaime I a su llegada a la isla. Se halla localizada sobre la muralla de la ciudad, donde antes se erigía la Gran Mezquita de Madina Mayurca, que es como se conocía a Palma durante el reinado musulmán en la isla.
Este majestuoso edifico corona el skyline de la ciudad antigua. Cuando te quedes boquiabierto frente al templo, recuerda que ha tardado casi 800 años en tener ese aspecto. Disfruta de sus dos salas capitulares, una de estilo gótico y otra de estilo barroco, maravíllate con sus naves laterales y su sala central coronada con el altar mayor. Pasea por la Capilla del Santísimo y descubre el mural creado por el artista Miquel Barceló entre los años 2001 y 2006.
Si estás pensando en conocer la Catedral de Mallorca, no olvides visitar sus impresionantes terrazas desde donde podrás disfrutar de unas impresionantes vistas de la ciudad y de la bahía de Palma. Descubre todo el arte del interior de la iglesia, visita sus más de 10 toneladas de fundición de sus campanas, sus capillas, el museo y mucho más.
Además si estás planeando tu visita en los meses de febrero o noviembre, no puedes dejar de conocer el espectáculo del ocho. El 2 de febrero, fiesta de la Candelaria y el 11 de noviembre, festividad de San Martín; debido a la orientación de la Catedral, el reflejo del rosetón mayor se proyecta bajo el menor en la fachada principal y se crea la forma de un ocho. Entre las 8 y 9 de la mañana de estos dos días, cientos de personas se acercan a la catedral para disfrutar de la que dicen que es la mejor luz para visitarla. Y eso no es todo, el veintiuno de diciembre, durante el solsticio de invierno, ambos se superponen. Sin duda, una de las cosas más bonitas que se pueden ver en Palma.

Horarios de visita:

  • Abril, mayo y octubre: De lunes a viernes de 10:00 a 17:15h.
  • Del 1 de junio al 30 de septiembre: De lunes a viernes de 10:00 a 18:15h.
  • Del 1 de noviembre al 31 de marzo: De lunes a viernes de 10:00 a 15:15h.
  • Todo el año: Sábados: de 10 a 14:15h.

Precio: Adultos 7 euros (incluye audioguía) y niños gratis. Si quieres visitar las terrazas de la Catedral, el precio es de 12 euros (es necesario reservar con antelación).

Paseo del Borne y calle Jaime III

Estas son las dos arterias principales del centro de Palma y sus calles más comerciales. En ellas encontrarás las tiendas más conocidas de marcas nacionales e internacionales. Sin duda, dos de los mejores lugares de la ciudad.
El Paseo del Borne fue planeado por el arquitecto madrileño Isidro González Velázquez a principios del siglo XIX. Este bulevar conecta la Plaza de la Reina con la Plaza Juan Carlos I, más conocida en Mallorca como la plaza de las tortugas, debido a las tortugas de piedra que hay dentro de la fuente de la plaza.
En los laterales del Paseo del Borne podemos encontrar varios de los palacetes más impresionantes de la capital mallorquina, entre los que cabe destacar el Casal Solleric. Estos edificios tienen un estilo tradicional mallorquín, aunque también podemos encontrar edificios de principio del siglo XX.
El paseo está custodiado por cuatro esfinges y cuenta con una frondosa arboleda, hay muchas terrazas donde podrás disfrutar de un agradable café en invierno o una refrescante cerveza cuando apriete el calor del verano mallorquín.
La calle Jaime III es una avenida con edificios de viviendas y multitud de tiendas en sus soportales. Es una de las vías más concurridas de la ciudad y es la calle perfecta para todos aquellos a los que les guste ir de tiendas. La calle une la Plaza Juan Carlos I con el Paseo Mallorca, por donde transcurre la riera de la ciudad, un torrente que baja con agua desde la Sierra de Tramuntana.

Comer en Palma de Mallorca: Gastronomía típica mallorquina

Ca’n Joan de s’Aigo

Si el día no acompaña o simplemente estás cansado de caminar por la ciudad, tómate un respiro y descubre Ca’n Joan de s’Aigo, la chocolatería más emblemática de Palma. Lo que empezó con un local para tomar un helado o una ensaimada con chocolate hace 300 años, es hoy en día un punto de reunión para palmesanos y visitantes. Aquí podrás degustar productos típicos mallorquines como la ensaimada, el quart, la coca de trampó, los cocarrois y mucho más, todo ello acompañado de un helado en verano o un chocolate en invierno.
Esta chocolatería, una de las más antiguas de Europa, tiene tres locales para tu comodidad situados en la calle Can Sanç, en pleno centro del casco histórico, otro en la zona de Jaime III, y el último al final de la calle Sindicato, una de las vías comerciales de Palma.
Probablemente tendrás que hacer cola antes de poder sentarte a degustar estos deliciosos productos mallorquines. No te impacientes, es parte de la ceremonia. La tecnología ha facilitado el proceso de elaboración de los helados, los dulces y del chocolate, sin embargo, la esencia, la tradición y la sensación de viajar al pasado no se han perdido. Te sentirás como si hubieses viajado al siglo XVIII o XIX.

Bar Bosch

Otra parada gastronómica imprescindible es el Bar Bosch. Este establecimiento tiene más de 80 años de historia y es un lugar perfecto para hacer una pausa después de un día de compras ya que se encuentra situado en la Plaza del Rey Juan Carlos I, que une Jaime III y el Paseo del Borne, dos de las avenidas comerciales más importantes de Palma.
El bar cuenta con una amplísima terraza donde podrás degustar sus típicos “llonguets”, unos bocadillos con pan caliente y muy crujiente y con el relleno que a ti más te guste. Disfruta de la vida relaja de la capital mallorquina y refréscate con una cerveza antes de continuar con tu visita.

Fiestas tradicionales de Palma

Batalla de Canamunt y Canavall

Cada septiembre se recrea en Palma las batallas de Canamunt y Canavall que tuvieron lugar en los siglos XVI y XVII. En estas batallas se enfrentaron dos importantes familias que se repartían las zonas de influencia de la ciudad. Una de ellas era la que mandaba en la zona alta de la ciudad “Canamunt” y la otra regía en la zona baja “Canavall”.
Hoy en día se hace una representación de esta batalla entre vecinos, eso sí, con pistolas de agua. La fiesta tiene aforo limitado, de modo que consigue tu camiseta amarilla o roja y tu pistola de agua y únete a un bando. ¡Descubre las tradiciones de Palma de una forma diferente!

San Sebastià

El 20 de enero es la festividad de San Sebastián, patrón de la ciudad de Palma. En la noche de víspera de este día se celebran los “foguerons”, barbacoas al aire libre en las principales plazas y calles de la ciudad. Además se llevan a cabo multitud de conciertos gratuitos. Esta es una de las noches con más ambiente en el centro de la ciudad, en la que turistas y palmesanos disfrutan juntos de esta especial velada.
Ya lo sabes, si en estas fechas estás de paso por Mallorca, acércate a un supermercado y compra el típico kit para los foguerons; chistorra, longaniza, sobrasada, lomo, chorizos y lo que prefieras para beber.

Otros cosas que debes ver en Palma de Mallorca en una visita de 3 días

Pueblo Español

Disfruta de este museo al aire libre en el que puedes encontrar a escala varios de los edificios, plazas y calles más representativos de varias ciudades españolas. Fue construido entre 1965 y 1968 por el arquitecto Fernando Chueca Goitia con la idea de que reprodujera el encanto de una ciudad medieval rodeada por una muralla defensiva.
Este museo tiene una superficie de 24.000 m² y puedes encontrar una impresionante combinación de edificios de diferentes épocas de la historia de España, incluyendo estilos árabe, gótico, barroco o renacentista. Disfruta de 72 ejemplos de la arquitectura de España, construidos a escala y con materiales traídos desde las localizaciones originales.
Piérdete por su callejuelas y descubre replicas de edificios tan impresionantes como la ermita de San Antonio, la casa del Greco en Toledo o el patio de Los Arrayanes de la Alhambra.
Además de su función como museo, el Pueblo Español de Palma acoge varios mercadillos de artesanía y gastronomía a lo largo del año. Si tu visita coincide con uno de estos mercadillos, puedes disfrutar de uno de los paseos más bonitos de tu visita a la capital mallorquina con ir de compras de artesanía mallorquina. ¡No dejes de visitarlo!

Patios mallorquines

Los patios de las antiguas casas señoriales del centro de Palma son uno de los elementos más característicos de la ciudad. La mayoría de ellos fueron construidos en los siglos XIV y XV y eran un símbolo de estatus social y poder. Estos patios solían ser construidos en casas de la alta nobleza y mercaderes importantes, aunque también se construyeron algunos en casas de las clases medias, del clero y funcionarios. En ellos se llevaba se realizaba la vida cotidiana, ya que al no tener techo, el aire atravesaba el patio y lo refrigeraba, haciendo de esta la parte más fresca de la casa. Estos patios eran el aire acondicionado de la época.
Todos tienen una estructura similar: un gran portal de acceso, un paso cubierto entre el patio y el portal y el patio en si, un espacio sin techo con arcos, columnas y capiteles con unas escaleras que llevan a la vivienda.
Disfruta paseando por el centro de Palma y descubre patios en casi cada esquina de la ciudad. Fíjate en la estructura empedrada del patio, ligeramente inclinada para recoger el agua de lluvia y poder almacenarla en una cisterna. Las casas están orientadas hacia los patios de forma que ventanas, balcones y balaustradas reciban la máxima luz del sol posible.
En la mayoría de los patios se puede observar el escudo de armas de la familia así como las antiguas cocheras y establos. Hoy en día la mayoría están adornados con macetas de plantas verdes y en muchos de ellos se pueden ver antiguos carruajes de caballos y otros cachivaches de siglos pasados.

Baños árabes

Los baños árabes de Palma constituyen uno de los pocos elementos arquitectónicos de la época musulmana que todavía son visibles en la ciudad. La mayoría de edificios musulmanes fueron derribados o reformados tras la conquista cristiana del Reino de Aragón en el siglo XIII.
Los baños fueron construidos en el siglo XI y probablemente eran parte de un palacio de algún noble musulmán. Hoy en día son un museo y se pueden visitar los antiguos baños de vapor situados en una sala cuadrada con 12 columnas que aguanta una cúpula con diversas aberturas redondas. La sala cuenta con un doble suelo con agujeros por donde circulaba el agua y el vapor.
Horarios de visita:
De abril a noviembre de 9:30 a 20:00 h. De diciembre a marzo de 9:30 a 19:00 h.
Precio: 2,5 euros (niños menores de 10 años gratis).

Palacio de La Almudaina

El Palacio Real de Palma también conocido como el Palacio de la Almudaina, es una modificación del antiguo palacio musulmán llamado“Zuda”, y es uno de los pocos monumentos conservados tras la reconquista cristiana. Empezó a construirse en 1281 y su construcción se prolongó hasta 1342 durante el reinado de Jaime II, hijo de Jaime I el Conquistador. La Almudaina fue la sede del Reino de Mallorca durante los reinados de Jaime II, Sancho I y Jaime III hasta 1349,  cuando Mallorca dejó de ser un reino independiente y se integró en la Corona de Aragón. Actualmente es utilizado por la Familia Real Española como residencia oficial para las ceremonias de estado y recepciones reales durante sus estancias en Mallorca.
El palacio se encuentra justo al lado de la Catedral y está formado por un torreón rectangular donde que albergaba el Palacio del Rey y un ala que se extiende a lo largo de la fachada, que forma el Palacio de la Reina. En el lado de la muralla que da al mar se encuentra ubicada una gran sala denominada el Tinell y la Capilla Real. Entre los Palacios del Rey y de la Reina están los baños árabes, recuperados tras las restauraciones de los últimos años.
En lo alto de la torre principal conocida como Torre del Homenaje o del Ángel llama la atención una figura de bronce del arcángel Gabriel antiguo patrón de la ciudad de Palma de Mallorca.
Al visitar su interior podrás observar los diferentes estilos del palacio. En la planta baja un estilo medieval con obras del siglo XV al siglo XX. La planta superior está decorada con objetos procedentes de otros Reales Sitios de los siglos XVII, XVII y XIX.

Horarios de visita y precio

  • Horario de invierno (octubre a marzo):  10:00 – 18:00h.
  • Horario de verano (abril a septiembre): 10:00 – 20:00h.
  • Lunes cerrado
  • Precio General: 7 euros, reducida 4 euros.
  • Gratuito: Menores de 5 años. – 18 de mayo, día Internacional de los Museos. (Excepto días de cierre). – 12 de octubre, Fiesta Nacional de España, sin distinción de nacionalidad.

Castillo de Bellver, de lo mejor que ver con niños en Palma de Mallorca

Si visitas la ciudad de Palma de Mallorca, podrás observar el Castillo de Bellver, a escasos 3 kilómetros del centro de la ciudad en lo alto de una colina de 112 metros sobre el nivel del mar y rodeado por un bosque.
Este castillo de estilo gótico fue construido a principios del siglo XIV durante el reinado del rey Jaime II, pero quien ordenó su construcción fue su padre, el rey Jaime I. La colina en la que se encuentra está cargada de historia ya que fue un punto estratégico durante reconquista. El rey Jaime I ordenó la construcción del castillo como recordatorio de la victoria cristiana frente a los musulmanes.
Su estructura combina las necesidades de un palacio con elementos defensivos. Es el único castillo de planta circular en España, uno de los pocos en Europa y el único en su estilo.
El castillo recibe el nombre de Bellver ya que etimológicamente significa “bellas vistas”. Si visitas la ciudad de Palma, este es sin duda uno de los sitios de interés turístico que no puedes perderte, sobre todo si vas acompañado con niños. Desde lo alto del castillo se tiene una panorámica espectacular de la ciudad de Palma y su bahía.

Horarios de visita y Precio

  • Abril-septiembre: Martes a sábado: 10 a 19h – domingos y festivos: 10 a 15h. Lunes: CERRADO
  • Octubre-marzo: Martes a sábado: 10 a 18h – domingos y festivos: 10 a 15h. Lunes: CERRADO
  • Precio general: 4 euros. Reducida 2 euros.
  • Residentes en Palma: 2,50 euros.
  • Entrada gratuita: domingos y menores de 14 años

La Lonja

La Lonja de Palma es uno de los edificios góticos más importantes de la ciudad. Debido a la gran actividad comercial que se llevaba a cabo en la isla se hizo necesaria la construcción de un edificio mercantil y de reunión de los mercaderes.
Construido en 1420 por el arquitecto local Guillem Sagrera era el edificio donde se llevaban a cabo todas las transacciones comerciales de la isla. En el interior podrás observar un gran espacio abierto con cuatro naves a la misma altura separadas por seis columnas helicoidales sin capitel. A pesar de ser un edificio gótico del siglo XV y contar con cantidad de elementos religiosos, entre ellos, el Ángel del Custodio, que protege a los mercaderes, tiene la particularidad de que nunca perteneció a la iglesia sino a los mercaderes de la isla.
Desde fuera podrás observar que la parte inferior del edificio es más antigua que la superior, esto se debe al terremoto que tuvo lugar en la ciudad de Palma en el año 1851. Este terremoto dañó  gran parte de los edificios del centro de la ciudad, entre ellos La Lonja, y muchos de ellos tuvieron que ser reconstruidos. En el caso de La Lonja el edificio se reconstruyó tras el terremoto manteniendo su estructura original.
Además el edificio se encuentra ubicado en una de las zonas con más ambiente de la ciudad de Palma. Si decides visitar este edificio no puedes dejar escapar la oportunidad de perderte por las callejuelas de alrededor de La Lonja y disfrutar de los maravillosos bares y restaurantes que puedes encontrar. Después de comer puedes visitar la zona comercial del centro de Palma que se encuentra a menos de cinco minutos caminando.

Horarios de visita y precio:

  • Abril-octubre: 10:30 a 13:30h -17:30 a 23:00h
  • Noviembre-marzo: 10:30 a 13:30h – 16:00 a 18:00h
  • La entrada es gratuita.

Convento de Santa Clara

Descubre esta Iglesia fundada en el siglo XIII, construida sobre restos de una edificación musulmana que fue ampliada y reformada a lo largo de los siglos. Junto a la iglesia encontrarás el convento de Las Carmelitas fundado en el mismo siglo. Aunque no es posible visitarlo, al ser de clausura, se pueden comprar los deliciosos pasteles y dulces que hacen las monjas artesanalmente. La pequeña tienda cuenta con un torno donde poder estos dulces tradicionales y para ser atendidos hay que tocar el timbre. En la tienda disponen de la carta con los precios.
Según la época de año añaden productos típicos de cada temporada, incluso helados en verano para poder refrescarse durante el caluroso verano mallorquín. Una buena forma de dar un toque dulce a vuestra visita y reponer energía durante la ruta por el centro.

Horario de visita del convento y del torno:

  • L-S 9:00-12:25h y 16:15-18:35h.
  • D 9:00-11:35h y 16:15-18:35h.

Iglesia de San Francisco

Tras la conquista de la isla por parte de Jaime I, la congregación franciscana llegó a Palma y comenzó la construcción del convento e Iglesia de San Francisco en 1286, siendo inaugurada en 1317 como iglesia, aunque no fue consagrada hasta 1385.
La fachada original se suprimió en 1618 tras ser dañada por un rayo en 1580. La actual fachada data de 1700 aunque ha sido remodelada en varias ocasiones hasta mediados del siglo XIX. Sobre la puerta principal podemos ver las figuras de la Inmaculada Concepción y Ramón Llull en el costado izquierdo. Junto a las puertas se encuentran las representaciones de Santo Domingo y San Francisco en los laterales. Todos estos elementos están presididos por el rosetón y el reloj solar en lo más alto y en el interior de la iglesia encontramos el sepulcro de Ramón Llull.
Junto a la iglesia se encuentra el convento de San Francisco, construido entre los siglos XIV y XV, con uno de los claustros góticos más conocidos en Mallorca debido a sus finas columnas y arcos que lo rodean. Este claustro trapezoidal es el núcleo del convento y fue construido para aislar del ruido exterior creando una atmósfera de paz y silencio que todavía hoy podemos disfrutar.

Horario de visita  y precio

  • Del 01 mar al 31 oct: De lunes a sábado- 10:00 a 18:00h. Domingos cerrado.
  • Del 01 nov al 28 feb: De lunes a sábado- 10:00 a 17:00h. Domingos cerrado.
  • Precio General: 5 euros,
  • Precio reducida: 3€
  • Niños gratuito.

Iglesia de Santa Eulalia

Tras la conquista cristiana del Reino de Aragón en el siglo XIII las mezquitas fueron quemadas o reconvertidas en iglesias cristianas. Santa Eulalia fue la primera iglesia de la isla junto a la de San Miguel y estas eran las dos iglesias en que se dividía la población cristiana desde la conquista. Es una construcción de estilo gótico a excepción de su campanario y fachada principal, de estilo neogótico del siglo XIX, que puedes ver desde muchos puntos de la ciudad por su gran altura. La fachada y el campanario fueron reformados tras un terremoto que se produjo en la ciudad en 1851.
Además de la visita al interior de la iglesia se pueden visitar las terrazas, que ocupan la misma superficie que la planta de la iglesia, a una altura de 23 metros y desde aquí contemplar los 55 metros del campanario, el más alto de Palma, y las temibles gárgolas que protegen el edificio. La torre del campanario alberga en su interior 4 campanas en funcionamiento, la más grande pesa más de 4 toneladas y la más antigua data de 1788.
La iglesia se encuentra en la plaza de Santa Eulalia donde antiguamente se hacía el mercado de Palma, que se repartía entre esta plaza y la contigua plaza de Cort. En este mercado se vendían las mejores sedas, hilos, paños e incluso maderas y cañas.

Horario de visita:

  • Lunes a viernes: 9:30-12:00h y 18:30-20:30h.
  • Sábado y vísperas de festivo: 10:30-13:30h y 18:30-20:30h.
  • Festivos 9:30-13:30h, 18:30-19:30h y 21:00-22:00h.

Plaza de Cort

Con la llegada de los romanos a la isla se fundó la ciudad de Palma y se construyeron las primeras murallas que protegían la ciudad. La actual plaza de Cort quedaba justo en el límite de esta muralla y albergaba una de las principales puertas de acceso y salida hacia el interior de la isla, siendo un punto de encuentro para comerciantes, trabajadores, viajeros, etc.
Tras la conquista musulmana se ampliaron las murallas de la ciudad, que pasó a ser llamada Medina Mayurqa. Esta ampliación del Siglo XI se extendió por toda la superficie que ahora es conocida como el centro de Palma. Aunque la plaza de Cort no se consolidó como centro neurálgico de la ciudad hasta la conquista de Jaime I, concentrando las actividades comerciales, religiosas, jurídicas y administrativas. En el siglo XIII el gobierno eligió el edificio del hospital de Sant Andreu como sede, donde ahora se sitúa el ayuntamiento de Palma. El actual edificio se construyó entre 1649 y 1680 con su famoso banco de los vagos o “des si no fos”.
Junto al ayuntamiento encontramos el Consell Insular de Mallorca en un edificio que data de 1882, construido para ser la Diputación Provincial. Antiguamente este lugar albergaba la prisión de la ciudad que funcionó hasta el comienzo de las obras del actual edificio. Dicha prisión disponía de sala de torturas y unas precarias condiciones, con capacidad para cuarenta presos.
Ya en el siglo XIX se comenzaron a crear las nuevas calles y plazas, que hoy en día conocemos. La Plaza de Cort se conectó con la calle Colom hacia Plaza Mayor y con la calle Conquistador hacia Plaza de la Reina. En el año 1999 se plantó la olivera de Cort, el árbol más fotografiado y reconocido de la ciudad, como símbolo de paz y de arraigo a la tierra. Descubre en su tronco las diferentes formas curiosas que se forman según el ángulo en que lo mires.

[Total:2    Promedio:5/5]